Partida V – El Descenso de los Ángeles Dorados

Subforo para la campaña realizada en Atalaya de Warhammer 40k

Moderators: imrahil, Vidente Gris Sleekit

Vidente Gris Sleekit
Atalayo de Pro
Posts: 181
Joined: Fri Mar 23, 2018 11:36 am

Partida V – El Descenso de los Ángeles Dorados

Postby Vidente Gris Sleekit » Thu Jul 19, 2018 4:57 pm

Partida: Emboscada.

Página: 196 del manual.

Puntos: 1.500 por banco.

Atacante: Adeptus Custodes de Juez de Almas

Defensor: Legión Negra de Vidente Gris.

Resultado: Derrota de la Legión Negra.

Consecuencias:

Adeptus Custodes: Su victoria ha llegando de orgullo a sus valerosos guerreros, tanto que su moral está por las nubes, en la siguiente partida podrán sumar +1 a su primera carga de la partida (todas las unidades).

Legión Negra: Tras dos derrotas significativas, los legionarios han visto sus tropas muy reducidas, para próximas partidas tendrán que contar con al menos el 50% de sus efectivos en forma de demonios del caos para suplir las bajas sufridas.

Desarrollo:

Llevaban avanzando toda la noche, su objetivo era emboscar a las tropas del Adeptus Mechanicum del Magos Ustrak en su camino hacia el astropuerto de Atalaya I, pero no sabían que pensando que eran el cazador se iban a convertir en la presa.

El capitán-escudo Herakeion había recibido la petición del mismísimo Roboute Guilliman, debes garantizar que el artefacto que nuestro sagrado Emperador quiso guardar y proteger de los poderes ruinosos y de los equivocados usos, permanezca en su lugar de descanso.

Desde su nave insignia Escudo del Emperador, habían permanecido en órbita, intentado localizar el objeto, pero no lo habían conseguido, era como si estuviera siendo protegido por alguna tecnología desconocida para ellos, no obstante, su vigilancia había tenido otro resultado, los caídos estaban allí, se dirigían en gran número por entre ruinas y bosques petrificados. No podían dejar escapar esa oportunidad de destruir a los enemigos del Imperio, les darían caza y acabarían con ellos, dejarían a alguno para obtener la información que necesitaban.

Klatu estaba seguro de que pronto llegarían a su objetivo, su hechicero lo había visto, aunque también le había dicho que había luces doradas que no le dejaban ver del todo el final de su misión…, mientras avanzaban docenas de proyectiles estelares cayeron sobre sus tropas, una tras otra era alcanzada y destrozada por todo el campo de batalla. De pronto, todo terminó, pero solo para dejar paso al disparo concentrado de varios guerreros de los Adeptus Custodes, que avanzando sin oposición segaban las filas de los hijos de Horus como si de trigo se trataran.

-Maldita sea!, contratacar, tenemos que acabar con ellos y llegar a nuestro objetivo.

Todo era inútil, el bombardeo orbital había dejado a sus tropas demasiado confusas y dañadas como para hacer frente a la prodigiosa amenaza que se cernía sobre ellos.

-Está bien, seguidme.-Les indico a su unidad de exterminadores.

Alanzado su maza demoníaca derribó a dos motoristas dorados, mientras el tercero huía solo para chocar contra sus propios motoristas y acabar con ellos mientras intentaban flanquear al ejército enemigo.

Todo parecía que estaba perdido, pero Klatu había luchado durante muchos milenios como para darse por vencido tan pronto.

Aferrando su maza e insuflado de un vigor mágico por su hechicero, cargó contra seis de aquellos gigantes de armadura dorada, que ante el inesperado ataque sucumbieron a los golpes de Klatu, pero pronto con su estoicismo habitual cerraron sus escudos y alzando sus alabardas empezaron a hacer retroceder al Señor del Caos.

-Malditos perros del emperador, mi venganza será brutal.- Mientras decía esto, dos alabardas chocaron contra su oscura coraza abriendo severos surcos, hilos de pura energía caótica surgieron de las fisuras abiertas en su ancestral armadura.

Con un pensamiento su cuerpo volvió a su nave junto con los restos de sus tropas.

Herido severamente en una de sus piernas y humillado de nuevo, su amargo odio por los seguidores del falso emperador solo hizo que aumentar.

No le quedaban apenas tropas y de las pocas que disponía estaban en las salas de recuperación, tardarían muchos días en volver a estar listas.

-Llamar a las hordas enloquecidas, y…hechicero, prepara el ritual, este mundo será pasto de la Disformidad…

Había decidido vender del todo su alma al Caos para conseguir su última oportunidad de cumplir con la misión que el Saqueador le había encomendado.

coronel comisario
Atalayo de Pro
Posts: 1669
Joined: Sat Mar 24, 2018 7:53 am

Re: Partida V – El Descenso de los Ángeles Dorados

Postby coronel comisario » Thu Jul 19, 2018 9:31 pm

Me gusta muy buen trasfondo

Vidente Gris Sleekit
Atalayo de Pro
Posts: 181
Joined: Fri Mar 23, 2018 11:36 am

Re: Partida V – El Descenso de los Ángeles Dorados

Postby Vidente Gris Sleekit » Fri Jul 20, 2018 6:37 am

Gracias Coronel!, se me pasó decir que mi Señor del Caos tiene como secuela de su derrota (cayó muerto por los Custodes) un -1 al movimiento.


Return to “Campaña 40k Sombras de Muerte sobre Atalaya I”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest