Las memorias de Tehe-Xili

La Biblioteca es el lugar para tus relatos, trasfondos e infomes de batalla narrados.
mercenario_zgz
Atalayo de Pro
Posts: 1907
Joined: Thu Mar 22, 2018 6:12 pm

Las memorias de Tehe-Xili

Postby mercenario_zgz » Thu Apr 07, 2011 12:12 pm

Tehe-Xili estaba furioso. Aquel demonio había conseguido burlar su inteligencia y había intentado desembarcar en albión en lugar de acceder a la isla por los túneles de los ancestrales donde él mismo y su guardia de honor estaban preparados para hacerle pagar cara su oadía. Menos mal que la pequeña guarnición de eslizones había sido suficiente para impedir el asalto gracias a la fortuna y a las fuertes mareas en aquella parte de la isla.
De aquel frustrado intento de desembarco había surgido un héroe, "rematador", un valiente eslizón que en lo más crudo del combate había salido de la protección de los muros para acabar con varios demonios que habían puesto sus inmundos pies en la playa aprovechando que estaban aturdidos o derribados por los dardos de los razordones.
Se había lanzado hacia adelante, sabiendo que sacrificaba su vida a cambio de un pequeño respiro para sus asediados compañeros cuando el ataque perdió fuerza y los razordones pudieron ayudar al valiente y salvarle la vida de las garras de los pútridos demonios.
Aquel eslizón era un héroe, y como tal había que tratarlo. Siendo tan claros los augurios de los ancestrales para con él Tehe-Xili decidió que debía aprovecharlo. "Aplastador" era uno de los primeros estegadones que habían criado y había perdido hace poco al eslizón que lo llevaba a la batalla así que le dió permiso para usarlo como montura y le hizo entrega de la "lanza de Archemorus" una lanza de caballería traida de propio desde la ciudad-templo que se dice tiene el poder de enfurecer a la montura del héroe que la porta.
Ahora que estaban preparados ordenó a su ejército que se pusiera en marcha, y al llegar al cruce de caminos que el Arúspice le había indicado ordenó a la columna que se desplegara:
-Muchachos, un contingente enemigo se acerca y tenemos que evitar que pasen, no deben internarse más en albión. Además los dirige un emisario oscuro y es nuestro deber acabar con él.
Dicho esto se desplegaron y se prepararon para la inminente batalla...

mercenario_zgz
Atalayo de Pro
Posts: 1907
Joined: Thu Mar 22, 2018 6:12 pm

Re: Las memorias de Tehe-Xili

Postby mercenario_zgz » Mon May 02, 2011 4:59 pm

Al final las fuerzas del caos resultaron ser una mera avanzadilla, que intentó abrirse paso a través de la ferrea defensa de los lagartos. Ko'bah, el depravado elfo al mando de la expecición no se dio cuenta que los exploradores eslizones le estaban llevando a una trampa, encauzandolo hacia un paso en el que las marisas y los lagos impedían la marcha y donde los poderosos saurios estaban aguardándolos en el centro. Intentó flanquearlos, pero la guardia del templo fué más rápida y se trabó con la hidra, acabando con ella y pulverizando un carro de gélizos en el camino.
El pobre emisario oscuro no fue rival para el slann y fue despedazado por las energías místicas que emanaban de Tehe-Xili reduciéndolo a cenizas y tras unas pocas horas todo había terminado, no quedaban elfos en el terreno de batalla y apenas unos pocos exploradores a caballo consiguieron cruzar
para reunirse con su grupo.
Tehe-Xili debía avanzar, puesto que de lo contrario los pérfidos elfos los atacarían por la espalda, así que no les quedaba más remedio que seguir internandose en Albión...

mercenario_zgz
Atalayo de Pro
Posts: 1907
Joined: Thu Mar 22, 2018 6:12 pm

Re: Las memorias de Tehe-Xili

Postby mercenario_zgz » Sat May 14, 2011 10:43 am

Tras internarse en los pantanos y avanzar por ellos unas cuantas jornadas por fin divisaron su objetivo a lo lejos, un hermoso Zigurat donde descansaban los restos de sus hermanos protegiendo aun en la muerte los secretos de la isla, haciendo que el poder mágico que la mantiene a flote siga estable, pues de lo contrario podría hundirse o incluso peor, ser devorada por el caos...
Se dirigiron al Zigurat con premura, pero a la salida del pantano un ejército de Altos Elfos se interponía en su camino. Debían darse prisa, puesto que Tehe-Xili notaba el influjo del caos rodeando el zigurat, y otras fuerzas poderosas de la luz que también se aproximaban, con lo que debía velar por que los secretos siguieran enterrados.
-Dejadnos pasar, elfos. Tenemos prisa y nuestra guerra no es con vosotros.
-Hay poderes en el zigurat que me vendrían muy bien para dominar la magia de la isla, sapo. Quitate de enmedio o acabaremos con vosotros.
Quien tan arrogantemente hablaba era una elfa de aspecto frágil pero de un notable poder mágico, aunque no al nivel de un slann por supuesto.
Tehe-xili no podía perder más tiempo así que ordenó atacar y atravesar las filas de los elfos cegados por la codicia, en pocos instantes formaban en filas de batalla y la maga presintiendo el poder del slann se refugió en un flanco bien alejada para poder manipular los vientos de la magia a su voluntad. Mientras todo el ejército avanzaba una unidad de elfos con espadas a dos manos se acercó para enfrentarse a su guardia personal, y viendo el poder que emanaba del campeón de los elfos, Tehe-xili no tuvo más remedio que desafiarlo y confiar en la protección de los ancestrales. Aún así el elfo era demasiado poderoso así que tuvo que entrar en un estado de meditación superior para evitar ser asesinado por el veloz elfo mientras su guardia viendo el peligro de la situación lo retiraba del campo de batalla protegiendolo con sus propias vidas. Al entrar en este estado superior pudo concentrarse en la maga, secando los vientos de la magia y propiciando que los hombres lagarto, cláramente superiores en número atacaran y rodearan a los elfos aniquilandolos y destrozando en una última carga conjunta a la guardia de la maga con ella dentro. Eso le enseñaría a no enfrenarse a los descendientes de los ancestrales.
Tras comprobar que tenían el paso franco se dispuso a volver a entrar en su cuerpo cuando tuvo una visión de sus hermanos enterrados vivos en aquel zigurat para mantener la magia del lugar y supo que si era saqueado la isla entera caería sin remedio, lo que hizo que una voluntad firme se adueñara de él. Ahora estaba decidido a matar a quien hiciera falta para proteger el descanso de sus hermanos...


Return to “La Biblioteca”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest