La Historia de La Isla Bruma

Foro para la campaña de Warhammer Reforged: La Isla Bruma
User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 9:57 pm

Image

El embajador escribía a la tenue luz de una solitaria vela los últimos mensajes que enviaría al día siguiente con las primeras luces del día.
Hacía ya dos semanas que habían partido del puerto Imperial de Marienburgo con destino a las lejanas tierras de Arabia con el mandato del Emperador de entablar nuevas rutas comerciales y establecer una embajada permanente en aquellas extrañas tierras.
No obstante, y a pesar de que habían sido dos semanas de lo más aburridas y tediosas el capitán de la pequeña flota imperial había dado orden de que en las próximas jornadas se debía aumentar la precaución, cero ruidos y cero luces nocturnas. Pues según decía se estaban acercando a la zona más peligrosa de la travesía, la que más cerca pasaba de las costas de Ulthuan, cuyas aguas protegía la guardia del mar de Lothern.
Así pues, sería mejor hacer caso de las ordenes y mantener un perfil bajo, al menos hasta haber abandonado los límites de las aguas de Ulthuan.

Bel-Anar contempló sus barcos y respiro aliviado, afortunadamente y a pesar de la tormenta que les había sorprendido la noche anterior tan solo se había hundido un arca blanca y dos estaban en condiciones de ser reparadas.
Ordenó pues, que se llevaran a cabo las tareas de reparación ya que era muy pronto para regresar a puerto y creía que, sin las reparaciones oportunas esas dos naves pudieran aguantar mucho más.
Cuando el sol alcanzó el cenit Bel-Anar pudo distinguir una suerte de flota que navegaba hacia ellos, desconocía su intención, pero estaba prohibido el paso a naves extranjeras en las aguas del reino de Eataine, de modo que las ordenes eran claras, interceptación y destrucción de cualquier barco no autorizado, sin prisioneros.

Por fin la suerte le sonreía, después de perder la mitad de los barcos de la expedición en la tormenta de la noche anterior, incluidos el del capitán al mando de la flotilla, Herbert, el embajador Imperial, se topó con una flota de guardia del mar, sus arcas blancas relucían con el sol del mediodía y decidió ir a pedir auxilio, porque a decir verdad… desconocía donde se encontraba, aunque solo sabía que cerca de las aguas de Ulthuan, sin duda la tormenta los había desviado mucho de su ruta.
Ordenó al resto de barcos que se quedaran en su posición a la espera de órdenes y fue el con su barco al encuentro de la flota Elfica.
Lo que estaba a punto de suceder le era completamente ajeno…


Bel-Anar se lanzó al ataque, pudo ver como un barco se separaba del resto y decidió que aquel sería el primero en caer.
Cuando estuvieron a distancia de disparo ordenó abrir fuego, los lanza virotes rugieron con la fuerza de sus cuerdas al destensarse y cientos de flechas surcaron silbando el aire en dirección de aquel solitario y desdichado barco.
En pocos segundos no quedó nadie vivo en la cubierta del barco, fue entonces cuando Bel-Anar ordenó a los lanza virotes apuntar al casco y abrir fuego.
En cuestión de minutos aquel cascarón que antaño fuera un majestuoso barco se hundió en las gélidas aguas de la costa de Eataine.

La cara de Herbert reflejaba duda, frustración, negación, perplejidad y miedo. Un virote del tamaño de un brazo le atravesaba el pecho y se clavaba en el palo mayor levantando su cuerpo moribundo dos palmos de la cubierta. Miraba alrededor y solo veía muerte.
La ira se adueñó de su alma y asiendo el colgante que le pendía del cuello rezó una última plegaria a Sigmar, pidiendo auxilio para los barcos que completaban la comitiva Imperial.
Su plegaria se alargó mientras el barco se hundía en las gélidas aguas y el frio liquido inundaba sus perforados pulmones.

Bel-Anar ordenó al resto de arcas blancas dirigirse al maltrecho grupo de barcos que se habían quedado rezagados, pero de pronto el cielo se iluminó con el destello de una explosión, un gigantesco cometa de rojo ardiente y cuya estela se dividía en dos colas en llamas impactó contra las naves élficas, que simplemente, dejaron de existir.

En el momento en el que, inexplicablemente se calmaron las aguas, una enorme isla emergió del lugar del impacto del cometa, separando los barcos que habían quedado en retaguardia.
Elfos y humanos, atónitos por lo que acababa de ocurrir levaron anclas y se dirigieron a sus puertos de origen.

La isla, de un tamaño descomunal quedó en silencio envuelta por la bruma, pero todo hacía presagiar que el silencio no seria eterno…


Con este pequeño trasfondo lanzamos la campaña de Reforged.
Se trata de una campaña en Escalada, de pocos puntos hasta una batalla final de 2000 o más puntos. Es una campaña pensada para iniciarte en el juego, empezar un nuevo ejército o completar el que ya tienes, ya que premiaremos la pintura.

Se jugaran partidas cada dos semanas y al final haremos un "mini evento" de conclusión de campaña.

Prepararemos trasfondos base para todas las razas que participen, y a partir de ahí, cada uno se puede montar su propia historia.

¿Os atravéis a adentraros en la Isla Bruma?
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 9:58 pm

TRASFONDO IMPERIAL

Mi señor, si la noticia es cierta o no, no importa, lo cierto es que ha corrido como la pólvora desde Marienburgo hasta Kislev. Sea cierta o no, lo cierto es que los enemigos del imperio e incluso hasta los que dicen ser sus amigos ya están preparando sus huestes y dirigiéndose hasta la Isla que denominan “de la bruma”.
El Emperador alzó la vista hasta que sus ojos se encontraron con los de Kurt Helborg y con voz clara y serena de sus labios salieron tres frases que resonaron en la estancia como salvas de cañón.
- Silencia los rumores, haz que la gente no quiera ni siquiera pensar en la isla.
- Prepara un contingente en Marienburgo y a alguien digno para comandarlo.
- Descubre los secretos de esa isla e impide que nadie más que el Imperio los posea.
Esta es mi voluntad y ha de verse cumplida. Acto seguido Karl Franz abandono la estancia y Kurt Helborg hizo lo propio.

Por la presente se le ordena reportarse en el puerto imperial de Marienburgo en un plazo de cinco días desde la recepción de esta carta.
Ha de saber que el emperador le requiere para una empresa harto delicada, importante y secreta de la que es posible que no regrese con vida.
En el puerto imperial de Marienburgo le espera un contingente que se pondrá a sus órdenes para llevar a cabo dicha empresa.
Ante lo delicado y secreto de la misión recibirá las ordenes concretas antes de partir.
Kurt Helborg, Gran Mariscal del Reik
Palacio imperial de Altdorf.
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 9:59 pm

TRASFONDO ALTO ELFO

{EN PROCESO}
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:00 pm

TRASFONDO BRETONIANO

Grilow llevaba una semana de camino sin descanso, ya había tenido que descartar uno de sus caballos pero con la información que disponía era vital que llegase cuanto antes, cuando estaba a menos de un día de camino, espoleo a su caballo hasta que ya no pudo más y este se desplomo justo a las puertas del castillo de Couronne, enseguida aparecieron unos hombres de armas que le ayudaron y escoltaron hasta los salones del castillo en cuanto vieron las ropas de Grilow y descubrieron que era un noble.
- Llevadme ante el Rey ahora mismo, me envía el embajador de nuestro Reino en Altdorf y tengo un mensaje importantísimo.
Los hombres de armas asintieron, lo dejaron en un salón con comida y bebida que había traído una doncella y marcharon rápidamente de nuevo a sus puestos tras avisar a los mayordomos.
Tras unos minutos en los cuales Grilow aprovecho para beberse un par de vasos de vino apareció el Rey Leoncoeur vestido con su armadura de gala, no se le veía con prisa. Se sentó en la silla que presidia la mesa, se sirvió una copa de vino y entonces permitió a Grilow hablar.
- Me llamo Grilow du Carnilein, de Artois. Estoy al servicio del embajador Darlon de Bastonne. Os traigo un mensaje de vital importancia y es que el señor embajador ha descubierto que la flota imperial se está reuniendo en Marienburgo, según me ha dicho los imperiales están tratando de ocultar el descubrimiento de una isla que ha surgido tras la caída del meteorito en medio del océano. Al parecer van a mandar un ejercito a investigar esa nueva isla…
- Detente un momento, ¿cómo ha conseguido esa información el embajador y como de fiable es?
- Mi Rey… Sir Darlon no me conto como consiguió esa información, pero según parece el Imperio se esta tomando muchas molestias en intentar ocultar o silenciar cualquier tipo de voz que hable de susodicha isla.
- Muy bien, mandare mensajeros a los nobles para que reúnan sus ejércitos. Nos reuniremos en el puerto de Bourdeleaux donde es menos probable que el Imperio descubra que también vamos a ir a esa isla, si ellos no nos quieren como aliados… nosotros tampoco.
Tras sus palabras el Rey Leoncoeur salió del salón rápidamente mientras daba voces con las ordenes pertinentes para que todos los mensajeros se reuniesen para recibir sus destinos, mientras Grilow se quedaba en el salón solo totalmente extenuado y pensando en la posible guerra que se avecinaba.
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:01 pm

TRASFONDO CAÓTICO (GREY Y DEMONIOS)
Los dioses se nos presentan en cualquier momento. Y entre todos los dioses, los del Caos son los más caprichosos.
Esta línea de pensamientos seguía Ahritkam, paladin de Tzeentch, mientras se dirigía a caballo con su pequeña hueste a la fortaleza de Karag-Dum. Su señor se le había presentado en sueños, y las órdenes habían sido precisas. Algo grande se estaba preparando. Los Cuatro Dioses se iban a reunir para invadir una isla aparecida de la nada.
Su trabajo era fundamental. El, como gran artífice de la hechicería más poderosa, la de su gran señor, tendría que invocar un portal en la fortaleza oscura.
A través de ese portal, los demonios invocados por la reliquia de Karag-Dum viajarían a la isla desconocida. Tras eso, con la ayuda de la Grey infernal que ahora guardaba la fortaleza, harían suya la isla. Tal era el poder de la vieja reliquia. Ese objeto que ni siquiera la guardia de Karag-Dum había visto nunca.
- Siempre he odiado esta fortaleza, sigue apestando a Enano.
Con voz profunda, esa fue la respuesta de D'ardithas, el enorme Dragon Shaggot que comandaba la guardia de Karag-Dum.
La pregunta, formulada sin articular palabra, había sido realizada por Mardu, uno de los demonios invocados por el gran poder del Caos justo la noche anterior. Mardu simplemente había preguntado “¿están tus tropas preparadas?”
El mortal llamado Ahritkam había hecho su trabajo a la perfección. El portal estaba abierto y la energía del Caos fluía con rapidez. Que el hechicero hubiera muerto en el transcurso del hechizo no era un problema. Al fin y al cabo, por eso se les llamaba mortales.
El tiempo de los mortales acababa ya. Era el tiempo de los demonios, los auténticos portadores del poder de los Cuatro Dioses. Mardu sólo tuvo que rugir para que su legión comenzará a cruzar ordenadamente por el portal. Lanzó una última mirada de desprecio a D'ardithas y el mismo cruzó el portal.
- Asquerosos engendros hechos de magia. – Susurró D'ardithas. – los grandes dioses nos han reunido, pero por mi como si se vuelven a su dimensión durante el paso a la isla. O yo mismo les ayudaría en su vuelta a casa… ¡¡¡HERMANOS!!!! – ahora su voz se elevó por toda la fortaleza - ¡¡¡¡ES NUESTRO MOMENTO!!!! ¡¡¡¡POR LA GLORIA DE LOS GRANDES DIOSES!!!! ¡¡¡ARRASAREMOS LA ISLA Y A QUIEN OSE PONER UN PIE EN ELLA!!! ¡¡¡¡GREY, AVANZAD!!!!
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:01 pm

TRASFONDO ELFO SILVANO

Era noche de plenilunio, la luz de la Luna iluminaba el claro del bosque eterno con luces del color de plata. Waihir, el aeda de los bosques, había llegado hacia tan solo unos momentos y había podido contemplar como el resto del conclave estaba alrededor de la piedra sagrada.
Había espíritus de los bosques, aedas y cantores de árboles e incluso estaba Durthu, sin lugar a dudas el conclave se había reunido por una razón de peso.
Nuevas nos llegan, amigos, -habló Eathaine- de los lindes del bosque, movimientos de tropas de las tierras del Imperio y de Bretonia, - ¿amenazan el bosque de Loren? Preguntó Waihir, -No. –Contestó taxativamente Eathaine, como si la interrupción le hubiera molestado. Se dirigen al mar – prosiguió este. –Apresuradamente.
-MMMMRRRGGGHHHMMMSSSS! – Gruñía Durthu. –Malo, malo, cosas he sentido, las entrañas de la tierra han temblado a miles de kilómetros de aquí, los árboles se han estremecido y sus profundas raíces se han secado, algo ha sucedido allende los mares, algo que no nos puede ser indiferente.
Largas horas que no se describirán aquí pasaron mientras se discutía el alcance de lo dicho por Durthu. Finalmente se decidió que los Elfos de Loren deberían jugar un papel crucial en lo que fuera que hacia movilizar tales cantidades de soldados a los reinos vecinos.
La duda surgía en el cómo, ¿Cómo irían los Elfos de los bosques allá donde fueran los ejércitos vecinos? La respuesta la daría Waihir…
- ¿Cómo? Bien, yo digo que sean los Bretonianos quienes nos lleven… creo que el rey Leoncoeur estará encantado de llevarnos allá donde quiera que se dirijan sus huestes siempre y cuando le demos motivos suficientes… es hora de decirle que su tío, que podría representar una seria amenaza para su corona, no murió en la batalla del Roble roto, si no que sigue vagando por el bosque en un bucle de tiempo…
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:02 pm

TRASFONDO ENANO

- ¡¡Thorgim, gran rey de los Enanos, traemos noticias urgentes!!
Así, con el alma en un puño y la voz atronadora entró Gudred Gudrigsson, hijo de uno de los mejores exploradores de toda la raza enana, Gudrig Hakansson. Gudrig había marchado de la fortaleza de Karaz-a-Karak, hacia los desiertos del Caos, en otro nuevo intento de investigar que sucedía en la fortaleza perdida de Karag Dum.
- Ya puede ser importante, Gudrigsson, para interrumpirme en mis cavilaciones sin siquiera presentarte como es debido. – Dijo Thorgrim
- Mi señor. – contesto Gudred – os pido perdón. Pero la noticia no puede esperar, algo terrible ha pasado en Karag-Dum. Me ha llegado un mensaje de mi padre, escrito tan solo hace 4 días.
- Si ha llegado tan rápido, no pueden ser buenas noticias.
- No lo son señor. – la cara de Gudred, o lo poco que se veía tras la poblada barba, mostraba preocupación. – Mientras mi padre vigilaba la fortaleza, estudiando como poder entrar por los túneles secretos sin ser visto, una gran comitiva del Caos llegó a la fortaleza. Esa misma noche, el cielo se tornó de muchos colores y un gran vórtice se generó en el gran patio interior. Alaridos inhumanos rasgaban la noche, y un enorme viento se levantó, como queriendo arrancar el castillo de sus cimientos. El ruido aumentó y aumentó hasta que con un solo grito demoníaco todo cesó y el cielo quedó en calma. De repente, la fortaleza parecía haber quedado vacía.
Mi padre se aventuró un par de horas más tarde, entrando en Karag Dum, y, en efecto, la fortaleza estaba completamente desierta. Lo que moraba allí ya no estaba.
Tampoco ha encontrado la reliquia, mi señor, y ahora espera sus ordenes.
- Bien, - comenzó a decir Thorgrim – Escucha muchacho, vas a enviarle un mensaje a…
El gran rey Enano no pudo continuar, porque de nuevo las puertas del salón del trono se abrieron con violencia.
- ¡¡¡Maldita sea quien osa entrar de esas maneras en MI SALON!!! – rugió Thorgrim
- Venga, viejo barbudo, no gruñas tanto. Tengo algo importante que decirte.
Plantado delante del rey estaba un personaje peculiar. Llevaba una gorra de cuero bien calada, de la que sin embargo asomaba una cresta de matador por una abertura hecha para tal efecto. Sobre la nariz descansaban unas lentes gruesas, y adornaba el resto de la cara una sonrisa con algún diente de menos.
- Oh, eres tú – dijo Throgrim. – Si has dejado a tus amiguitos humanos de Nuln, igual lo que tienes que decirme hasta me interesa. Habla antes de que mande encerrarte, Makaisson.
- Gracias, oh gran rey de los Enanos. – Dijo Malakai. – Tenemos que construir los mayores dirigibles que se hayan visto en el Viejo Mundo, y para ello necesito tu ayuda.
- Mi oro, querrás decir.
- Bueno, llámalo como quieras, pero lo necesitamos.
- Y exactamente ¿por qué tengo que malgastar mi oro?
- Ese es mi rey, siempre yendo al grano. Pues bien, señor, necesitamos esos dirigibles para marchar hacia una nueva isla que ha aparecido en medio del océano. Elfos y Humanos ya están preparándose para marchar. Dicen que vieron una gran luz en el cielo y un cometa de dos colas caer sobre el agua, y de donde no había nada, surgió una isla.
- Mmmm – dijo, pensativo, Throgrim. – Dos noticias sin relación llegan a la vez a mis oídos. No puede ser casualidad. Podría ser que la desaparecida Hacha de Grimnir aparezca por fin y ese sucio Gurnisson no sea su portador… Está bien, Malakai, date prisa, comienza ya los preparativos. Dispondrás de todas las riquezas de Karaz-a-Karak, haz lo que sea necesario, pero quiero los dirigibles listos cuanto antes.
En cuanto a ti, Gudrigsson, dile a tu padre que vuelva aquí, no hay nada por lo que luchar en esa fortaleza maldita. Además de eso, haz llamar a los señores de los clanes más importantes. Tengo que hablar con ellos de su misión en esa isla maldita.
Tenemos que impedir que esos malditos elfos o los bastardos humanos se hagan con lo que es nuestro

¡¡¡¡A TRABAJAR!!!!
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:02 pm

TRASFONDO HOMBRES LAGARTO

El Gran Slann Mazdamundi se despertó de sobresalto, exudando una especie de sudor gelatinoso, Llevaba años en estado de meditación sin levantarse de su palanquín ni emitir ningún tipo de gesto ni sonido hasta hoy, justo en el momento que un meteorito de doble cola caía sobre el océano y una isla con vestigios de una antigua civilización resurgía de los mares y era reflotada de nuevo dejando en ella todo por descubrir.
Los chamanes eslizones y eruditos que cuidaban de Mazdamundi se asustaron más aun incluso que Mazdamundi cuando este despertó, pusieron frenéticos y a gritar cosas a otros eslizones que salieron de la estancia corriendo ante los gritos de los chamanes.
Algunos chamanes se acercaron a Mazdamundi a hablar con él, pero este los aparto con la mano. Elevo su propio palanquín con su poder mágico y comenzó a salir de la habitación con los alterados chamanes detrás de él. Cuando llego al exterior se encontró de bruces con un enorme saurio albino con armadura dorada y una enorme alabarda, detrás de él había más saurios como el pero no tan grandes.
- Mi señor Mazdamundi, soy Tik’takao General de la Guardia del Templo de Izca y su guardaespaldas personal. - Dijo el saurio albino mientras él y el resto de saurios se arrodillaban.
- General, comience las preparaciones para reunir las cohortes de saurios, no se qué está pasando, pero mejor estar prevenidos… musito Mazdamundi sin prestar mucha atención al saurio
Su palanquín seguía levitando en dirección a algún sitio que solo Mazdamundi sabia, los chamanes seguían detrás de el al igual que su guardia personal de saurios albinos que marchaba en perfecto orden marcial. Entonces llegaron a un templo peor conservado que el resto de los templos de la ciudad, semi abandonado en la zona exterior de la ciudad incluso fuera de sus murallas.
Ningún servidor del templo salió a recibirle, pero eso no le importo, Mazdamundi entro por uno de sus corredores principales que se encontraban totalmente a oscuras. Cuando los saurios y chamanes fueron a seguirle, Mazdamundi los detuvo con un pensamiento.
- No…. Debo entrar solo.
Los Saurios se colocaron en formación delante de la puerta sin emitir ninguna queja, no así los chamanes que se les veía preocupados y alterados.
Mazdamundi recorrió los pasillos y corredores del templo sin detenerse, totalmente a oscuras, pero con la certeza total de que sabía dónde ir. Entonces Mazdamundi detuvo su palanquín, se giró hacia un lado y se quedó mirando los dibujos de la pared de piedra.
- Algo no está bien…… esto no debería haber ocurrido…. este no era su plan…. - Musitaba Mazdamundi visiblemente preocupado
Mazdamundi palpo la piedra con las manos y sus ojos quedaron en blanco, comenzó a convulsionar hasta que su mano se soltó de la piedra que parecía tenerla sujeta hasta mostrarle todo lo que tenía que mostrarle.
- No puede ser, el plan de los Ancestrales ha cambiado……
Las piedras comenzaron a crujir conforme la preocupación de Mazdamundi se acrecentaba, incluso cayeron trozos de piedra que se resquebrajaban por el enorme poder mental del Slann, pero de repente todo se detuvo. Mazdamundi se dirigió de nuevo a la salida donde lo esperaban sus guardias albinos y los chamanes que lo miraban claramente asustados.
- Reunir los ejércitos de Izca, es prioritario que arreglemos el desequilibrio en el plan de los Ancestrales. Esa isla nunca debió haber emergido del mar y la estabilidad del mundo depende de nosotros. Me pondré en contacto ahora mismo con los Slanns de las demás ciudades templo para que nos apoyen en esto si no se han dado cuenta aún.
Los chamanes asintieron, pero seguían quietos mirando a Mazdamundi como si estuviesen paralizados de terror por lo que les estaba contando el Slann, pero este los saco de su sopor.
- VAMOS, ¡¡¡no podemos perder el tiempo!!!
Mazdamundi observo a los eslizones dispersarse y solo le quedo preguntarse así mismo si podrían arreglar el plan de los Ancestrales a tiempo y si las razas menores del mundo se habrían dado cuenta del cambio e intentarían aprovecharlo para su propio beneficio
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:03 pm

TRASFONDO NO MUERTO

Cuando el cometa impactó sobre el mar y la Isla Bruma emergió el epicentro de la magia del Viejo Mundo cambió.
Todos los colores de la magia se desataron desde el centro mismo de la Isla. Y donde hay magia, entre todos los colores, está la magia oscura de los nigromantes. Y la Magia Oscura atrae a más Magia Oscura. Así, poco a poco, la Magia forma un vórtice, casi coagulándose en piedra de disformidad… En la Isla, recién nacida, no hay muerte, todavía, pero la habrá dentro de poco.
Estas fluctuaciones mágicas han formado múltiples caminos, saliendo de la Isla y llegando a Sylvania, Khemri, Mousillon, la desolación de Nagash… en definitiva, la Magia Oscura busca a sus acólitos y los atrae como la miel a los osos.
Miles de cabezas emergen de los cementerios, los nigromantes en sus torres oscuras comienzan a recuperar un poder que creían perdidos.
Las legiones muertas llegarán a la Isla Bruma y se nutrirá de los muertos de las demás razas.

La muerte nos espera a todos, pero para muchos ese no será el final.
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.

User avatar
elmasmalo
The Old Keeper
Posts: 10212
Joined: Thu Mar 22, 2018 7:49 am

Re: La Historia de La Isla Bruma

Postby elmasmalo » Sun Sep 08, 2019 10:03 pm

TRASFONDO OGRO

- Míalos ahí, que graciosos están esos humanos. – Dijo Gorblag.
- Tien que estar cociéndose en esas chapas, los atontaos. – Le contestó Dunzag
Estos dos ogros eran los únicos supervivientes de la Compañía Tirapiños, una compañía ogra mercenaria que hacía fortuna por todo el viejo mundo. Ahora se encontraban en Arabia, escoltando junto a unos imperiales a un mercader que pagaba muy, muy bien.
- Faltará mucho u que, ¿Dunzag?
- Pos no tengo ni idea. Me dijo el humano ese que paice que manda que la reunión era un oasis en mitá del desierto, pero este desierto es más grande que la panza de mi primo, que se papeó el solo un gigante el día de su boda, antes de comerse a tos los invitados del clan enano ese para que el trabajaba
Los dos ogros rompieron a carcajadas. Las historias con comida siempre son divertidas. Frediksen, que así se llamaba el capitán mercenario, les hizo callar cuando a lo lejos se divisó el oasis en el que tendrían la reunión.
Algo no marchaba bien. Demasiado silencio. El capitán mercenario mando adelantarse a los ogros, uno por cada flanco. Los dos comehombres sacaron sus armas, listos para dar guerra. Se deslizaron entre las palmeras, de manera bastante silenciosa para ser unos seres de más de dos metros…
De repente un grito, una carrera, un vuelo. Un extraño ser despegó del suelo, Gorblag disparó su arma pero no lo pudo alcanzar. Fueron corriendo al lugar de donde se oía el grito. Ahí se encontraba una especie de humano, pero con las orejas puntiagudas.
- Quién eres tú, flacucho, y ¿ca’pasao aquí? – preguntó Dunzag
- … Eeeee… emboscada…. – susurró el elfo.- seeeee ha llevaaaado el secreto de la islaaaa
- Pero ¿de que hablas flacucho? ¿qué isla si esto es to desierto?
- Una…. Nueva isla… en mitad del océano… un cometa… se estrello… y surgió…
- ¡Dunzag, tenemos que irnos!
- Quizes Gorblag, si ni hemos cobrao ni ná.
- ¿No te das cuenta estúpido? ¡¡¡Las grandes fauces han vuelto!!!
La sonrosada cara de Dunzag palideción. Su cerebro poco a poco digirió la información.
- Debemos avisá al clan. Tenemos que volver a casa e ir a esa isla. Habrá que lanzá muchos pequeñajos para que las Grandes Fauces se calmen y no terminen con nosotros esta vez.
Cuando Frediksen al fin se internó en el oasis, lo que vio le espantó. Una docena de cuerpos destrozados por garras, lo que debía ser la guardia mercenaria de un personaje que yacía en el medio. Un alto elfo, con las tripas desgarradas y esparcidas en la arena, con una expresión de terror en la cara. Y de los dos ogros no quedaba ni rastro.
El miedo es el camino hacia el lado oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro.


Return to “La Isla Bruma”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest