La Horda Chillona del Vidente Gris Monty Lukast

Foro para la campaña de Warhammer Reforged: La Isla Bruma
User avatar
rockychuelas
Atalayo de Pro
Posts: 946
Joined: Fri Mar 30, 2018 11:33 pm

La Horda Chillona del Vidente Gris Monty Lukast

Postby rockychuelas » Sun Sep 08, 2019 10:52 pm

El pasillo se alargaba durante decenas de metros, era oscuro y húmedo. Las alimañas correteaban por doquier buscando algo que comer o no ser convertidas en comida, el Skaven avanzaba sin prisa pero sin pausa sabedor de que ya no era uno cualquiera. Se había convertido en un poderoso Vidente con capacidades mágicas extraordinarias pero aún así su maestro no era alguien a quien hacer esperar....
Entonces se encontró de frente a una herrumbrosa puerta, a pesar de parecer podrida, las runas que se podían ver marcadas en la puerta hacia intuir al Vidente Gris que sería imposible destruirla por la fuerza o por la hechiceria, por lo menos la que el controlaba.
Cuando estaba apuntó de llamar, un Skaven abrió la puerta y sin atreverse a mirarlo mientras hacia una reverencia le invitó a pasar.


[La historia continuará mañana..... ]

User avatar
rockychuelas
Atalayo de Pro
Posts: 946
Joined: Fri Mar 30, 2018 11:33 pm

Re: La Horda Chillona del Vidente Gris Monty Lukast

Postby rockychuelas » Thu Oct 03, 2019 10:41 pm

Monty Lukast entró en la estancia con la cabeza alta y sin miramientos por las alimañas y esclavos. Incluso le dio una patada a una rata lo suficientemente incauta como para no apartarse de su camino, en ese momento a su lado aparecieron 10 guerreros alimañas albinos armados con pesadas alabardas y con armaduras negras, estos lo rodearon y le señalaron un trono de color verde que refulgia y brillaba seguramente con el material con el que estaba echo....

Entonces Monty Lukast poso la vista en Thanquol, el venerable Vidente Gris que lo miraba con sus pequeños ojos rojos brillantes.

- Mi señor y Maestro Thanquol.... Aquí estoy para servir-servir. Dijo Monty Lukast mientras se arrodillaba.

- No son necesarias tantas formalidades Vidente Lukast.... Eres uno de mis mejores aprendices y tengo una mision-mision para ti.

Monty Lukast arqueo una de sus peludas cejas, entendia bien que significaba eso para el. Que Thanquol lo mandase a una misión podría ser por varios motivos. Podría creer que es el idóneo para cumplirla por algo, podría ser porque lo considera débil y la Misión lo matara o la última opción.... Lo considera un peligro porque es suficientemente poderoso como para retarle y la mision es para intentarlo quitarlo de en medio.

Thanquol le indicó que se acercara a un mesa hasta la que se había acercado y Monty Lukast hizo lo propio. Al llegar a la mesa vio varios mapas dispuestos sobre la mesa, a la par que restos de comida, de ratas y de cosas que ni podía discernir.

- He descubierto gracias a mis espías en el Consejo de los 13 que ha surgido una isla-isla en el oceano, cerca de la isla de las cosas-elfas. También se que van a enviar un ejército o varios con la idea de ofrecer a la Rata Cornuda la isla y los muertos que en ella se produzcan, pero nosotros lo haremos. Asesinaremos a cualquier agente y ejército del Consejo y de cualquier otra raza....

Monty Lukast asintió excitado por la idea de ofrecer a la rata cornuda un premio tan jugoso como aquel.

- Conquistare esa isla para la rata cornuda y para usted, ¡el mas poderoso de todos los Videntes grises!


Thanquol sonrió, sabiendo que ese halago tenía un mensaje escondido y es que hace semanas que no se fiaba de Monty Lukast, sus ansias de poder eran evidentes y ya había asesinado a 5 Videntes grises aprendices como el. Estaba claro que no se detendría en eso pero estaba preparado, ya había lidiado con varios Videntes grises como el y sería fácil hacerlo desaparecer antes de que fuese tarde.

- Muy bien Vidente Lukast, te otorgarse el mando del clan Kruser, barcos comprados al clan Eskorbuto, la mitad de las manadas de bestias del clan Goldust y una unidad de alimañas compradas al clan Rictus para tu expresa protección.... Monty acaba con todos-todos, no dejes vida a tu paso.

- ¡GLORIA A LA RATA CORNUDA! Grito Monty Lukast que después de escuchar las palabras de Thanquol se retiró con su permiso en dirección a las salas principales de la mina en busca del ejército que le habían dado para comenzar a dirigirse hacia su objetivo


Return to “La Isla Bruma”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest

cron